¿Por qué somos tan reacios al cambio?

Queremos mejorar. Queremos que nuestros alumnos aprendan más y mejor. Sin embargo, tanto ellos como nosotros tenemos una inercia tremenda al cambio. Entender bien los mecanismos que frenan los cambios puede ser un buen comienzo para todos.

Aunque sea en clave de humor, os presento un vídeo donde  se pone de manifiesto cómo la aversión al cambio supone una de las barreras más importantes hacia la innovación. Espero que os guste.